jueves, 24 de noviembre de 2011

AJEDREZ


Garry Kasparof publicó hace unos años un curioso y ameno libro en donde relacionaba el ajedrez con diferentes aspectos de la vida, “Como la vida imita al ajedrez “. En el mismo el autor  mezcla anécdotas y reflexiones vinculando el juego con otros aspectos de la vida.


 El ajedrez ha estado presente en mi vida durante muchos años como un juego de mesa entretenido pero sin darle demasiada importancia, he estado años enteros sin practicar este juego o deporte, pero por casualidades de la vida hace unos años vino a formar parte de mi vida de un modo mucho más activo.
Primero debo aclarar que soy un jugador bastante mediocre, que sin ningún lugar a dudas no tengo talento ajedrecístico, pero pese a mis más que evidentes carencias me siento profundamente atraído hacia él.
En el ajedrez no existe la suerte, el que gana es el mejor jugador , en otros juegos el azar puede declinar alguna ventaja hacía alguno de  los lados, pero en este caso no es así.